José María Manzanares ha sido volteado feamente por el sexto toro de la tarde en Albacete. El de El Pilar le echó mano mientras estaba descabellando. Lo prendió por la rodilla y lo lanzó por los aires cayendo de forma muy aparatosa sobre la cabeza y el cuello, quedando inconsciente en el ruedo. Antes, el torero de Alicante había firmado una bella faena ante un oponente complicado y que precisaba de mucha técnica para llevarlo hasta el final del trazo. Firme Manzanares con la mano derecha, lo llevó con más profundidad y calidad a medida que avanzaba la faena. Fue por el lado izquierdo cuando, a base de técnica y toques embarcó en la muleta una embestida brusca y complicada. No se puede torear mejor al natural, con un empaque y una calidad inmejorables. Toreo de mano baja e infinita clase. Manzanares leyó perfectamente las necesidades del animal incluso a la hora de matar, cuando dejó una estocada entera que necesitó de descabello. Fue entonces cuando tuvo lugar el percance. En banderillas saludó Rafa Rosa.

Antes, levantó los olés en los tendidos con el recibimiento capotero al tercero, un toro de Torrealta con el que se encajó a la verónica con temple y compás. Con la muleta el animal no tuvo posibilidades, siempre con la cara alta y derrotando de forma muy brusca a mitad de cada muletazo. Eso cuando no se quedaba en los tobillos del torero. Toro imposible para el lucimiento con el que Manzanares anduvo muy firme y dispuesto. En la suerte suprema, el burel ayudó poco pero el alicantino estuvo habilidoso cobrando una estocada entera en segunda instancia. Con los palos se desmonteraron Curro Javier y Luis Blázquez.