Sin oros, sin luces, sin grandilocuencia. Pero con la raza y la clase que despliegan cada tarde frente al toro. José María Manzanares, Miguel Abellán, Matías Tejela y Oscar Higares dejan a un lado el traje de luces y se suben al tren de las tendencias.

Jose mari ha vuelto al coso de Brihuega dispuesto a revivir otra tarde de gloria. Y lo ha hecho con el mejor apoderado posible: el “todopoderoso” Giorgio Armani. Sin oros, sin luces, sin grandes muletazos. Pero eso sí, con el porte y la raza de una de las grandes esperanzas de la Fiesta Nacional.

Manzanares, que arrastra en los genes la sangre caliente, las facciones salvajes y el porte maestro, es el mejor vehículo para mostrar, en las tripas del coso, los dictados de uno de los grandes de la aguja. Ya no hay localidades para el mejor cartel de la temporada.

 

Descarga revista