José María Manzanares se estrelló con un lote imposible de Victoriano del Río con el que no se podía hacer el toreo. Con los tendidos llenos de la moderna y cómoda plaza de Arnedo Manzanares solo pudo demostrar su pundonor y técnica para solventar los problemas que presentaban los de la divisa de Victoriano.

Cuando terminó la corrida, Manzanares dijo en su twitter « Ya terminamos en Arnedo, sin muchas opciones con el lote pero contento con mis sensaciones. Ya hasta sevilla si Dios quiere!!!!