Manzanares corta un total de tres orejas en la plaza de toros de Valladolid

José María Manzanares toreó a cámara lenta al buen toro de Victoriano Del Río. Con maestría, el torero de Alicante conjugó temple y clasicismo para bordar el toreo por ambas manos. No faltaron detalles de torería citando largo al animal que acudía con buen son  y repetía en la muleta de Manzanares, ni tampoco esos cambios de mano que hacen enloquecer a los tendidos. Una faena de más a más que culminó con una gran estocada. Cortó dos orejas. 

El quinto toro, del hierro de Toros de Cortés, fue arisco desde la salida. Manzanares lo lidió con poso, sacándolo a los medios donde le propinó una bonita media. En banderillas se puso muy difícil, queriendo arroyar todo lo que encontraba a su paso. Una vez con la muleta, José Maria Manzanares muy firme y haciéndole las cosas muy bien, consiguió cuajar algún muletazo profundo por abajo, pero el animal no daba apenas opciones porque no pasaba y cuando lo hacía, sabía lo que se dejaba atrás. El alicantino volvió a tirar de raza para armar una faena de infarto. Mató de otra buenísima estocada y paseó la tercera oreja de la tarde.