A pies juntos y con un precioso ramillete de verónicas, Manzanares recibió a su primer toro de la tarde. Comenzó la faena de muleta por bajo saliéndose con él, ya en los medios, el de Alicante comenzó a ligar naturales haciendo las delicias del público. Sobre la derecha toreó en redondo cuajando una faena que siempre fue a más. Mató de una gran estocada recibiendo y paseó dos orejas. 

Manzanares recibió con gusto a la verónica al cuarto de la tarde. Sometió por bajo al toro al inicio de faena, pero el de Cuvillo continuó con su mala condición. Sin entregarse y sin pararse el animal embestía con peligro. Manzanares estuvo muy firme con él y lo mató de una buena estocada, cortando así la tercera oreja de la tarde.