José María Manzanares triunfó la pasada feria de mayo de forma rotunda. Cuatro orejas y dos faenas para el recuerdo. Los premios no se hicieron de esperar, mientras escribo estas líneas me comunican que el Trofeo “Machaquito” a la mejor estocada de la Peña Taurina Ciudad Jardín también va a ir a sus vitrinas, ni decir tiene que su actuación ha dejado una profunda huella en la ciudad de Los Califas.

Esa tarde triunfal no fueron los “capitalistas” al uso quienes sacaron al torero de Alicante por la Puerta de Los Califas. No, fueron alumnos de la Escuela Taurina del Circulo Taurino de Córdoba y otros componentes del Aula del Toro, quienes hicieron de “costaleros” y a sus hombros paseó el ruedo y traspaso el umbral de la puerta califas.
El torero, en un gesto de generosidad que le honra, ha querido tener un regalo para todos aquellos jóvenes que aquella mágica tarde lo portaron sobre sus hombros. En la tarde de hoy, Paco Repiso, su ayuda de mozo de espadas y cordobés para más señas, se ha presentado en el Coso de los Califas durante la clase práctica de la escuela taurina y ha hecho entrega en nombre del torero de veinte muletas que harán el sueño de todos aquellos que esperan algún día emular a un torero de la calidad artística y humana de José María Manzanares.
Vía Córdoba Taurina (http://cordobataurina.blogspot.com/)