El torero José María Manzanares junto a la top model internacional Kate Moss, son los protagonistas de lujo del especial del mes de diciembre, firmado por Mario Testino para la revista Vogue. El prestigioso fotógrafo internacional ha sido el encargado de inmortalizar a ambos es una impresionante sesión fotográfica en la que Mario demuestra su pasión por España.

¡¡Va por ustedes!!!, así despide su carta Mario Testino, director invitado del número de diciembre de Vogue España, un catálogo de lujo en el que el fotógrafo más glamuroso de la historia de la moda homenajea a España de la mejor manera que sabe: con mujeres bellísimas y fiesta, mucha fiesta, como el mejor revulsivo para “despertarnos de esta siesta”, como reconoce Yolanda Sacristán, y “gritarle al mundo que saldremos de ésta”, añade la directora de la revista.

Testino ha recurrido a su musa número uno, Kate Moss, para protagonizar la portada y una espectacular sesión de fotos, con el torero Jose María Manzanares como pareja de excepción, para inmortalizar algunos de los topicazos españoles –que por algo lo son–: una redecilla negra que revela un duelo reciente, un vestido rojo carmesí tan profundo como una mirada sincera y un traje de luces con el presagio de una tarde de gloria. Abanicos, monteras, mantones y algún clavel. Iconos made in Spain desde una óptica plural y sofisticada, como sólo Testino podría hacer.

Mario Testino es uno de los fotógrafos más influyentes del momento actual. De origen peruano, Mario se ha labrado a pulso un nombre entre los grandes de la moda. No sólo ha conseguido con su trabajo inmortalizar a divas, actores o personalidades influyentes del momento, sino también, lanzar distintas marcas comerciales con campañas de publicidad de resultados espectaculares, commo la de Burberry o Gabbana, sin olvidarnos de su trabajos para Gucci o Versace.

Además, en este número especial de la revista VOGUE el fotógrafo abre su álbum personal para rescatar algunas de las imágenes que ha ido atesorando durante años para sí mismo en fiestas y reuniones en las que es posible ver a sus amigos –celebrities– relajados y genuinos frente al objetivo de Testino.

Entre ellos, su gran musa Kate Moss. Quién saltó a la fama en la época de los ’90 por convertirse en lo que la industria de la moda dió por llamar una “anti súpermodelo”. Sin embargo, la industria  de la moda que en un primer momento “la odio” más tarde cayó rendida a sus encantos, por ello ha trabajado para firmas como Gucci, Dolce & Gabbana, Versace, Chanel, Missoni y David Yurman.

Entre los trabajos de Kate Moss también destaca su incursión en el mundo del cine.  Fue en un capítulo especial de fin de año de “La vibora negra” (Blackadder).

Uno de sus hitos mundiales, se produjo en el mes de febrero del 2005, con la venta de un retrato de Lucian Freud en el que la modelo salía desnuda y embarazada de su hija, Lila.

Continúa apareciendo de manera habitual en las portadas de las cabeceras de moda a nivel mundial, su imagen es una de las más codiciadas del momento. Después de más de una década de estar en el mundo de la moda, Moss es nombrada por la revista Forbes como una de las celebridades más ricas e influyentes del mundo. Su estilo único ha sido copiado y adorado, no sólo por el mundo de la alta costura, sino también por la gente común y corriente.

Durante el “shooting” para este reportaje de VOGUE, celebrado hace unos meses en Londres, Testino nos contaba que había buscado inspiración para la sesión fotográfica de Kate y Manzanares en las obras de los grandes pintores españoles, tipo Goya. A la vista del resultado, las instantáneas de Testino pueden ser catalogadas como auténticas obras de arte de la fotografía.