Manzanares recibió a la verónica para culminar la faena de capa con una ajustada y vibrante media. Complicado el de Zalduendo en banderillas, fue perdiendo fuerza para la faena de muleta. Manzanares consiguió un inicio de faena muy puro que cerró con un pase de pecho profundo. Midiendo los tiempos y jugando con los terrenos del toro, José María Manzanares consiguió templadas tandas con la derecha. Las tandas al natural fueron de gran belleza. Saludó una fuerte ovación tras errar con los aceros. 

Saludó con unas extraordinarias verónicas al quinto de la tarde para deleite de los aficionados que llenaron la plaza de toros de Olivenza. El inicio de muleta fue despacio y con mucha profundidad. Pronto llegaron los primeros olés del tendido cuando José María Manzanares templó las embestidas del toro con la mano izquierda, dejando dos tandas de naturales exquisitos, templados y hondos. Volvió sobre la derecha para finalizar la faena y dejando un pase de pecho a la hombrera contraria profundo y templado. Mató de una gran estocada y cortó una oreja.

Se desmonteraron Suso y Luis Blázquez en el primer toro y Daniel Duarte en el segundo tras grandes tercios de banderillas.