Cuando José María Manzanares se sienta a hablar, se le nota que tiene ganas de expresarse. De reflexionar y de contar sus sentimientos. Durante la conversación se disculpa un par de veces porque asegura no encontrar los términos exactos para explicarlo. Pero quien le escucha no lo aprecia, aunque comprende que no debe ser fácil ponerles palabras a tanta sensibilidad y naturalidad como derrochó aquella tarde en el sexto festejo de la feria de Fallas de Valencia. TEXTO JOSÉ LUIS RAMÓN / FOTOS JOSÉ RAMÓN LOZANO

“Antes todo era más serio, e iba planteando las faenas para triunfar… ahora, en cambio, me sale todo de golpe, es tanta la concentración que las cosas me surgen sin pensarlas, como si en cada momento mi cuerpo, sin yo racionalizarlo, hiciese lo que tiene que hacer. Y me da igual todo, que en un momento dado me tropiece o no me salga un pase bien, porque estoy sintiendo tanto que sé que me van a seguir saliendo. Ahora no le doy importancia a cosas que antes sí las tenía en cuenta.”
..”.la belleza sale cuando te olvidas de ella. Cuando vas buscando hacer una cosa bien, normalmente te cuesta más hacerla bien. Sí, porque es todo fingido. Si no sientes
de verdad, entonces finges sentir.”
“El nivel de concentración que uno consigue cuando logra evadirse de las emociones y consigue centrarse en torear y sentirse. Cuando llegas a ese punto no hace falta pensar. El toreo sale solo. Y esta es una sensación muy bonita y muy agradable.”