Manzanares bordó el toreo con el sexto de la tarde al que le cortó las dos orejas.

José María Manzanares cortó la primera oreja de la tarde a su primer toro. De salida el toro rehuyó de la pelea y Manzanares lo paró en los medios con un precioso ramillete de verónicas. Todo corrió por parte del alicantino, que puso en valor una vez más su actitud de lidiar y sacar agua de cualquier pozo. A base de poder al animal logró ligar los muletazos que calaron en el tendido que entendió la dificultad que presentó el animal y ovacionó con fuerza cada tanda premiando la faena con una oreja.

Manzanares bordó el toreo con el sexto de la tarde al que le cortó las dos orejas. Lo toreó con suavidad y el empaque que le caracteriza. Ligó varias tandas de muletazos extraordinarias por el pitón derecho. Trazó naturales a cámara lenta que hicieron las delicias de los aficionados que llenaron el coso de Las Cruces. Mató de una gran estocada y paseó las dos orejas.