Para José María Manzanares por la lidia realizada el día 15 de los corrientes al toro “Improductivo” (1º de su lote) de la ganadería de Las Ramblas, propiedad del ganadero albaceteño Daniel Martínez. Una faena impecable desde su comienzo. Hacía mucho tiempo que no se veía en Albacete torear tan despacio y con tanto sentido de la estética. Con el capote, Manzanares paró el tiempo. Una serie de verónicas, que bien pudieron haber sido gratificadas con la música, dieron comienzo a una faena con la muleta de un temple y sentido del sitio que hicieron volcarse a la afición con el torero alicantino. Tanto su primera como su segunda faena, según los aficionados, fueron merecedoras de dos orejas pero la Presidencia, excesivamente drástica, optó por entregar sólo un apéndice en cada una de las actuaciones del torero. En todo caso, Manzanares abrió la puerta grande de la Plaza de Toros de Albacete.