“Manzanares ciñe la corona del toreo…

… Los espectadores de la Plaza de Toros de Albacete asistieron ayer tarde a la proclamación del Rey del Toreo. Ni exagero ni quito una tilde de lo dicho. José María Manzanares hizo el paseíllo en el coso albaceteño como príncipe de la baraja torera actual y salió ciñendo la corona real. Con una corrida de Victoriano del Río que tuvo mucho que torear, Manzanares se hizo con el cetro del toreo. A su primero, un toro caballuno que echaba la cara arriba calamocheando peligrosamente, lo metió en razón a fuerza de valor y talento torero, y la fiera corrupta, desengañada ante el enorme torero que tenía delante, acabó por entregarse y tomar la muleta por abajo en naturales de inconmensurable profundidad y series con la derecha de gran prestancia y calidad. Faena de un mérito grande por su exposición y sabiduría. Lo mató recibiendo y una oreja fue el parco premio. En el ultimo, un toro nada fácil al que había que poderle, después de un quite por verónicas de terciopelo que fueron el presagio de lo que vino después, dio un recital de arte torero con ambas manos que ha quedado para la historia como una de las faenas más artísticas y emotivas de las realizadas en esta plaza. Con la espada, un estoconazo recibiendo, como en el primero, de efecto fulminante. Dos orejas y el de Alicante en volandas. La plaza, un manicomio y en la calle el alborozo de las tardes de excepción” Paco Mora/ La Revolera/Aplausos.