El toreo se vuelve eterno cuando consigues despreocuparte de si gustará o no lo que estas haciendo, cuando te olvidas de los intereses que supone triunfar, y te centras solo en sentir. Cuando consigues transportar los sentimientos internos del alma y los pones a flor de piel para transformarlos en danza, entrega y pasión. Yo toreo por pasión, el éxito y la felicidad te lo da el esfuerzo, la entrega y la pasión por lo que haces, no te lo da la ambición de triunfar ni de conseguir cosas materiales, con ese pensamiento todo se vuelve vulgar.

Haz lo que sientas sin importar lo que digan, ¿acaso alguien puede poner en duda los sentimientos de algún ser humano?, no! Los sentimientos no se analizan, podrán gustar más o menos, pero nunca serán cuestionados. Sigue tu intuición y tus sentimientos a toda costa. La vida es preciosa cuando la vives desde el corazón. Persigue tus sueños de una forma sana, pura y con perseverancia. Todo llega con entrega y esfuerzo, ya sea antes o después.