Manzanares se topa en Salamanca con un lote sin ninguna opción. 

José María Manzanares se encontró con un toro sin opción, parado y rehuyendo de todo y de todos. Se impuso el de Alicante ante el primero de su lote, un animal que acusó su condición y creó momentos de verdadero peligro a lo largo de toda la lidia. Manzanares, a base de poder y querer, consiguió ligar algunas tandas por el pitón derecho, el único por el que el animal pasaba. Fue fuertemente ovacionado por la afición salmantina.

Manzanares se topó con otro toro sin opciones. El quinto de la tarde se paró enseguida y no permitió el lucimiento del matador. Saludó el reconocimiento de la afición tras una gran estocada.