El semanario taurino Aplausos titula así “Un clásico en la modernidad” su número de esta semana en el que el diestro José María Manzanares aparece retratado junto a sus perros en su casa de Alicante, por José Ramón Lozano.

En una entrevista concecida a Juan Luis Benlloch el diestro se sinder y hace balance de lo que ha sido su temporada 2012.

Así lo resume la propia publicación: “Personaje clave en la temporada 2012. Dos Puertas del Príncipe, laureles sólo para elegidos; faenas para el recuerdo en Valencia, Jerez, Dax, Albacete, Valladolid…; dos meses en el dique seco por una lesión, ahora en la otra mano, que nunca parecía sanar y puso a la afición y al propio torero en guardia -¿Qué le pasa a Josemari?… se repetían desde la añoranza mientras caían las hojas del calendario ferial y seguían sin Josemari-; un liderazgo profesional que levantó una tormenta de adhesiones y reproches y un final feliz, en su Sevilla del alma, la tierra que le ganó el sentimiento y ahora le relaja su alma de torero en cuanto pisa la calle Iris. “Quiero a Sevilla” proclama y apunta que algún día vivirá en la Serva la Bari de los poetas y los gitanos con arte…”