La de José María Manzanares es una cuadrilla modélica. Dicen que todos son amigos, que entre ellos no hay celos, sólo camaradería y estímulo profesional, y eso sin lugar a dudas repercute en la plaza. Sólo por este motivo ese grupo de toreros de oro y de plata ya sería modélico, pero su principal virtud se aprecia frente al toro, tomados individualmente y también vistos todos juntos. En una época de excelentes (y jóvenes) picadores y banderilleros, el grupo que han formado José Antonio Barroso y Pedro Morales “Chocolate”, a caballo, Juan José Trujillo, Curro Javier y Luis Blázquez, a pie, es un espectáculo de torería, calidad, profesionalidad y discreción.