Un encierro venido a menos deja sin opción de triunfo al torero alicantino 

Ovacionó la afición francesa el recibo de capote del torero de Alicante, siempre a su favor y llevándole metido en el capote. Al inicio de faena, Manzanares lo sacó del tercio con mucho gustó rematándolo con un gran cambio de mano. Todo apuntaba a que la tanda por el izquierdo iba a ser buena, pero a mirad de muletazo el toro comenzó a pararse y a acusar su falta total de fuerza. José María Manzanares procuró llevarlo a medía altura pero sus esfuerzos fueron en vano. El toro no tenía opción y Manzanares lo mató de una gran estocada. 

Logró Manzanares lo más destacado de la tarde ante el cuarto, toreó muy despacio ralentizando las embestidas del toro. Cuidó muy bien los tiempos, terrenos y alturas para conseguir que el de Cuvillo aguantara la faena, pero la falta de fuerza deslució su actuación, dejándolo sin opción de triunfo.